La célula de Tarragona preparaba atentados de mayor alcance