Feliz por recuperar a su verdadero bebé, pero triste por la separación del cambiado