Un adolescente se gasta 450 dólares en regalar un clavel a 834 chicas de su colegio