Los dos activistas españoles denuncian la represión marroquí