Zapatero cree que tanto la economía mundial como la española 'pueden estar tocando fondo'