Asi era Antonio Ojeda cuando desaparició Yéremi