El Yankee Stadium, escenario de un grave delito de odio contra los judíos