Una vaca y un árbol, las estrellas del rescate más insólito de los bomberos ingleses