El TEDH señala que el crucifijo en las aulas es "una violación" de la libertad religiosa