La guerra civil en Siria deja al menos 255.000 muertos, según Ban Ki Moon