Seseña, casi a tope