La explosión de las baterías obliga a Samsung a dejar de fabricar el Galaxy Note 7