Rita Barberá, más cerca del banquillo