El agua de la piscina de Río cambia de azul intenso a un turbio y misterioso color verde