Y Rajoy... ¿quién quiere que gane la Liga de Campeones?