La tercera generación de tróspidos se despide a lo grande