La Plaza Mayor vuelve a la normalidad tras los disturbios de los ultras del Leicester