El Papa Francisco señala que "hay que proteger al hombre de su propia destrucción"