Una multitud totalmente entregada recibe en México al papa Francisco