Pablo Ráez lucha para que su cuerpo no rechace la médula