Monopoly dice adiós a los fajos de billetes