Desde Rajoy a Obama, todo el mundo se rinde a las gafas de realidad virtual