Manifestantes protestan frente a la vivienda del primer ministro francés Manuel Valls