Las tarjetas black, a juicio