El terrible testimonio de dos víctimas en la segunda sesión del juicio