El asesinato de Jo Cox conmociona a la sociedad británica