Indemnizado con 21 millones de dólares por recibir un golpe de una puerta