La Guardia Civil comprobó los datos de la furgoneta pero creyó que era de un vecino