Cada quince minutos muere en España un dependiente sin recibir su ayuda