La Generalitat admite que viola la ley para adjudicar contratos de suministros médicos