El terrorista de Francia amenazó con convertir la Eurocopa en un cementerio