Así se viven 40 minutos de tensión con un motor estropeado en pleno vuelo