Doce años de prisión por abandonar a su familia entre piojos, larvas y liendres