El Día Internacional del Beso, un motivo para no quedarse con la miel en los labios