La directora de tráfico y su marido, en el punto de mira