La Cumbre certifica el inicio de una nueva era en las relaciones americanas