La Comisión Europea propone reformar el sistema de supervisión financiera para evitar otra crisis