Cameron reconoce que podría verse obligado a hacer campaña a favor de la salida de la UE