Blanco defiende que el decreto respeta el Estatuto de los Trabajadores