Por fin llegó Be Mad, el canal más intrépido, inquieto y urbano de la televisión