El viaje más simbólico: el paseo de Obama entre las ruinas de la democracia