El Arte se resiente por la crisis