El sospechoso del ataque de Berlín se ofrecía como suicida a reclutadores islamistas