El animal más difícil de encontrar en África: un okapi