Violeta, en estado puro: La tronista y el pollo