Cita Eleazar y Carmen: ¡natural y espontánea!