La visita inesperada de Luis, el malhumor de Barranco y las lágrimas de Violeta: ‘La Casa de los tronistas’ está que arde