Bárbara, a tijeretazos con las patatas