El conductor asesino colecciona las cabezas de los pecadores en su frigorífico