El equipo de Hotchner intenta desmantelar a los 'doce del patíbulo'